Noticias
Ceferino nos invita a superar distancias - Salesianos ARS
Reducir Fuente
Aumentar Fuente
Tamaño texto
 
Ceferino nos invita a superar distancias

En diversos lugares y de diferentes maneras, hemos dado gracias a Dios como Iglesia peregrina en la Patagonia, por los diez años de la Beatificación de Ceferino. Uno de esos lugares fue San Ignacio donde vive la Comunidad Namuncurá.  Allí desde hace nueve años descansan los restos de este amigo de todos, Ceferino.

Desde el viernes 10 se fueron sucediendo momentos celebrativos, preparados por la comunidad local y por la Parroquia de Junín de los Andes, el viernes fue el día de los gauchos que de toda la zona, fueron llegando en grupos, algunos después de dos o tres días de camino y haciendo noche al sereno. Feliz coincidencia justo el día de la tradición. Con sus rostro marcados por el sol, y el viento; el cansancio en los rostros, pero la alegría en corazón de cumplir con el querido Ceferino. 

A las 16,00 horas la Misa de los montados allí frente al Cultrún. Durante la celebración fue muy bonito y emotivo el momento de la oración comunitaria, donde se los invito a compartir en voz alta los motivos de su peregrinar, la mayoría fue para agradecer a Dios, por medio de Ceferino. Algunos entre lágrimas, y entre el aplauso de los presentes, pusieron corazón y ternura al rigor del camino y  abandonando en el poncho del amigo Ceferino, lo que habían cargado al iniciar su peregrinar. Después de esa linda y sentida celebración se fueron desconcentrando hacia diferentes puestos, donde el fogón esperaba con unos mates, unas empanadas y también el rico y esperado asado compartido entre amigos y la familia.

El sábado por la mañana se reunieron los jóvenes para vivir una jornada de encuentro oración y reflexión en la capilla del  lugar. Al atardecer se pusieron en camino hacia el cultrún, donde el Padre Honorio celebro la Eucaristía. Finalizada la misma, todos caminamos hacia el cerrito de Ceferino, donde se inició la marcha de las antorchas, con un lindo momento de reflexión. Hermosa expresión de celebrar la luz de Jesús Resucitado que nos anima a ser luz y disipar la oscuridad como lo hizo Ceferino, amando y poniendo en el centro el bien de los hermanos. Llegados a la explanada del santuario se encendió un gran fuego, y se fundieron en la fogata las intenciones de todos los peregrinos. Allí se invito a todos entregar la propia luz, como gesto que si nos unimos y tenemos al Resucitado en medio nuestro toda tiniebla es vencida.

El sábado por la mañana fue el momento de celebrar y hacer memoria de los antepasados de la comunidad, de manera especial de Doña Rosario Burgos, mamá de Ceferino, cuyos restos descansan en el cementerio del lugar. Distante a unos seis kilómetros se fue peregrinando,  hasta el lugar bajo un radiante sol, y entre oraciones charla entre peregrinos. Se dio gracias por aquellos que nos abrieron la huella, que nos marcaron el rumbo; de modo especial por la mamá de Ceferino. Una memoria que nos invita a no bajar los brazos frente a las dificultades y a estar de pie y a caminar al encuentro de los hermanos.

El domingo a las 10,00 horas se inició la procesión desde la escuela hasta el lugar de la celebración, donde nos esperaba la mesa de la Eucaristía. Mesa de memoria y profecía en la que Ceferino maduro su entrega.  Allí nos espera y recibe el Padre Obispo Fernando Croxatto, y el cura párroco de Junín. Una larga caravana se extiende a lo largo del camino, gran cantidad de agrupaciones gauchas, con sus banderas, estandartes, y empilchados para la fiesta se van ubicando para la celebración. Se inicia con el izado del pabellón nacional, se entona el himno nacional y de la providencia de Neuquén. A continuación es Cirilo Namuncurá presidente de la comisión quien da la bienvenida a los peregrinos, a continuación un hermano de la comunidad hace lo propio en mapuchundung.

En la homilía el Padre Obispo remarco a la luz de la Palabra de Dios, ser prudentes buscando la sabiduría de lo alto. Ceferino nos dijo, fue un sabio porque  le dejo lugar a Dios en su corazón, y fue sensato vivió y dio sentido a su vida pensando en el bien de su gente. Que la huella de Ceferino sea nuestra huella para tener el aceite de la sabiduría y de la prudencia en nuestras lámparas. Una hermosa celebración preparada y animada por los agentes pastorales de la parroquia.

Después del almuerzo a las  15,00 horas los bautismos, y a las 17,00 horas la celebración por los hermanos enfermos. Durante toda la jornada los peregrinos van pasando por el cultrún para vivir el momento personal de encuentro con Ceferino.

Desde ese rincón de nuestra tierra Patagónica,  una vez más Dios nos invita a vivir como verdaderos hijos suyos y hermanos entre nosotros. Desde ese rincón fuimos enviados a ser luz siguiendo las huellas del Evangelio como lo hizo Ceferino. Ser misioneros valorando la propia identidad y las propias raíces a la luz del Evangelio que nos agranda el corazón para amar a todos. 

 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 
 
© 2014 Inspectoría Salesiana Ceferino Namuncurá - Todos los derechos reservados